Cinco potentes aprendizajes que puedes extraer de esta cuarentena

Son muchos los días que llevamos confinados en nuestras casas esperando escuchar noticias alentadoras sobre la evolución de esta pandemia y sus diferentes matices asociados (económico, social, psicológico). Sin duda, esta situación a puesto “patas arriba” el contexto y la vida de muchas personas, organizaciones y estados. Nos preguntamos y reflexionamos sobre las posibles consecuencias de todo esto, y cómo puede repercutir en nuestra vida, hábitos y costumbres.

Todo este nuevo panorama trae enormes incertidumbres al conjunto de la ciudadanía y a los estados que la gobiernan, presentándose nuevos escenarios y posibilidades que hace unos meses eran insospechados o descartados de manera completa, pero que, sin embargo, ahora cobran una viva posibilidad de manifestarse.

Ante todo cambio drástico o importante, los seres humanos nos vemos impelidos o movidos a adoptar una postura evasiva o de negación del problema, ya que asimilar una realidad desafiante y nueva suele venir acompañada de miedo y parálisis.

Esto es algo normal y no tenemos que culparnos por ello, no obstante, una vez reconocido el problema hace falta actuar y moverse de un punto A (la realidad actual) a un punto B (la realidad deseada de mejora) en donde nos veamos más capacitados y solventes para enfrentar las dificultades que trae consigo esta nueva realidad.

Todo gran cambio e incertidumbre tiene la semilla implícita del aprendizaje y la renovación, y esta situación puede ser de gran utilidad para dar un salto cualitativo en nuestras vidas desde un plano físico, mental, psicológico y espiritual. Esta cuarentena puede inocular en nuestras mentes savia nueva para procesar los sucesos de manera más constructiva, capacitada y positiva, si extraemos las lecturas que este panorama inesperado trae consigo.

“Todo gran cambio e incertidumbre tiene la semilla implícita del aprendizaje y la renovación

A continuación, os mencionaré cinco poderosas claves que podemos extraer de esta situación excepcional de cuarentena, en base a mis experiencias que he tenido en estos últimos 40 días, y sobre la cual, he adquirido nuevos aprendizajes sobre como lidiar con la incomodidad, la incertidumbre y la duda.

 

1. Aléjate de la expectativa y el ilusorio afán de control

Esta situación actual ha quebrantado los planes de millones de personas en todo el planeta. Viajes, bodas, proyectos, emprendimientos y acontecimientos varios se han visto suspendidos o relegados hasta nuevo aviso. Esto puede traer consigo una nueva toma de conciencia sobre la futilidad de la expectativa y el control. Ambas perspectivas erosionan y dañan tu paz y sosiego mental, debido a que en última instancia tienes un margen de control escasísimo sobre un sin fin de acontecimientos.

La expectativa crea unas condiciones ilusorias, un panorama que de no darse provocaría una merma en tu felicidad y confianza. El control, por otro lado, intenta dominar todas las casuísticas de una realidad permeable y en constante cambio. Ambas contempladas de manera errónea son una clara cortapisa para tu paz y bienestar.

Acepta y abraza la incertidumbre, no intentes comprender todo lo que pasa a tu alrededor ni tener una solución para todo. Empieza por ayudarte a ti mismo en aquellas acciones que sabes son un acicate para tu confianza personal. Construye hábitos sólidos de manera disciplinada que traigan consigo un empuje positivo.

 

2. Establece rutinas y hábitos sólidos

Los hábitos aportan estructura y solidez a tus días, y todo aquello que permita la disminución de tu cadena irrefrenable de pensamientos negativos y fatalistas sobre las posibles consecuencias de esta situación puede serte de gran ayuda como forma de crear un plan que te permita estar enfocado.

Ahora más que nunca posees ingentes cantidades de tiempo para divagar y volverte ocioso, lo que incrementa las posibilidades de que te adhieras a la perspectiva del pensamiento compulsivo. ¿Qué puede salir de positivo y constructivo bajo este prisma?

Los hábitos aportan estructura y solidez a tus días”

3. Toma conciencia sobre ti mismo y conecta con tu realidad intrapersonal

Este panorama trae consigo la increíble oportunidad de hacer una introspección sincera y volverse a lo intrapersonal. ¿Qué puedo extraer de toda esta situación? ¿Hacia dónde quiero dirigir mis acciones? ¿Estoy siendo consciente de la inmensa oportunidad de ser agradecido? ¿Estoy contento y en paz con la vida que llevo?

Todas estas preguntas pueden destapar el frasco de la esencias y conectar de una nueva manera con tus necesidades más acuciantes e importantes. Es tiempo de dirigirse hacia dentro y no hacia fuera, es tiempo de darte tiempo de calidad a ti mismo para determinar qué es lo verdaderamente importante.

 

4. Conecta con el poder de la gratitud

Pudieras pensar a priori que hay pocos motivos por los cuales estar agradecido. La realidad que se posa en tus ojos y en tu mente no parece ser muy halagüeña. No obstante, te invito a pensar durante unos segundos en las terribles situaciones que muchas personas están pasando por este virus.

Personas que no pueden enterrar a sus seres queridos, otras que mueren solas, y un sin fin de infectados que no reciben muestras de afecto porque nadie se les puede acercar; tú o yo podríamos ser perfectamente esas personas.

Por eso, cuando te levantes de la cama detente 2 minutos y agradece simplemente por lo afortunado que eres de tener a toda tu familia sana y en perfecto estado, por tener un techo, alimento y ocio a tu plena disposición. Expande tu mente y date cuenta de lo afortunado que eres en múltiples sentidos.

 

5. Aprende una nueva habilidad

¿Por qué no lanzarte a realizar ese curso que siempre quisiste hacer? ¿Qué hay de ese instrumento que tienes escondido en el cajón? ¿Y ese nuevo idioma que siempre has tenido en mente atacar? Esta cuarentena te abre un abanico de posibilidades enorme para aprender nuevas habilidades que te hagan crecer a un nuevo nivel. Tienes a tu disposición la opción de maximizar tu tiempo para que juegue a tu favor. ¿Por qué no sacar ventaja de ello?

No permitas que tu estado de ánimo y las excusas que forja tu mente sean las valedoras de tu tiempo y de lo que puedes hacer con él. Construye un plan, con el cual, te sientas identificado a mejorar y progresar añadiendo nuevas habilidades a los recursos que ya dispones. Las mejoras que esto puedo traer a tu vida son enormes.

Pon en práctica estos aprendizajes que van de la mano con esta cuarentena y haz de la incertidumbre una posibilidad. Haz de las dificultades, un desafío para tu progreso personal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s